Ahora bajaron las pautas: el puerto es una novela

Triste es poco. De Alberto Migré es casi un elogio. El puerto de Bahía Blanca es el mejor aliado de la oposición en esta campaña electoral. Sospechado por las últimas licitaciones ahora se destapó un nuevo escándalo en un puerto agitado como nunca antes había pasado.

En tiempos dónde todo cuenta, la orden del Presidente del puerto a su director de prensa, Matías Monge, fue clara. “Avisa que no se pueden pagar más las pautas publicitarias”, fue el pedido a manera de orden de Miguel Donadío.

Según se indicó a este medio, el presupuesto indicado se sobrepasó. Algo que sucede todos los años pero que este (no se explicó más) quisieron respetar.

En tanto, todos los contratos publicitarios (menos el de BAHIAPOLITICA que fue dado de baja sin abonarse por las críticas a su Presidente), vencían el 10 de diciembre y todos los periodistas y medios esperaban que el Puerto Bahía Blanca como es histórico cumpla con los acuerdos.

Indignado, el único que dio la cara y renunció al Puerto Bahía Blanca para no ser parte del escándalo, fue Matías Monge, quién a este medio indicó “me pidieron que de la cara cuando el compromiso era hasta diciembre. No podía decirles a todos los que confiaron que ahora la cosa no era así. Di un paso al costado“, explicó valientemente, el único héroe de este lio.

Varias versiones indicaban el despido de Monge por extralimitarse del presupuesto de pauta sin embargo esto no fue real.Muchos de los empleados están aun sorprendidos: “Matías (Monge) fue siempre uno de los más atentos. Es un buen trabajador. Esperamos que pronto se limpie su nombre“, explicó una trabajadora portuaria.

En las últimas horas los medios de comunicación recibieron un mail indicando que “incluso” desde este mes ya no corre el aviso publicitario. Papelón